Pagina en Ingles Pagina en Ruso Inicio Contacto Agregar a Favoritos Mapa del Sitio
Las Isoflavonas de la Soja y el Cancer

Investigaciones en varias áreas del cuidado de la salud han mostrado que el consumo de isoflavonas puede jugar un papel importante en la disminución del riesgo de contraer enfermedades. Las Isoflavonas pueden luchar contra las enfermedades de varias maneras.

El asunto no es baladí si tenemos en cuenta el extraordinario consumo alimenticio que se hace de los diferentes derivados alimenticios de la soja y las innumerables recomendaciones que nos inundan sobre sus propiedades saludables, sobre todo, en las mujeres, para combatir ciertas secuelas de la menopausia. Examinemos, por tanto, la situación.

Las isoflavonas son compuestos naturales estructuralmente parecidos a las moléculas de las hormonas sexuales tales como el estradiol. Este estrógeno se une dentro de las células a proteínas específicas, los denominados receptores estrogénicos alfa y receptores estrogénicos beta, para realizar sus funciones reguladoras del metabolismo y de la expresión génica. Los receptores específicos alfa abundan en útero, hígado, mama y riñón mientras que los beta lo hacen en huesos, cerebro, hipófisis, tracto urinario, aparato cardiovascular, próstata y tejidos reproductivos como ovarios y testículos.

Se han escrito millones de artículos sobre la causa del cáncer y su tratamiento, a veces artículos demasiado triunfalistas, afirmando que muchos. Muchos tipos de cáncer se curan hoy día con los tratamientos convencionales, sobre todo con la llamada quimioterapia y radioterapia, pero esta afirmación está muy lejos de la verdad, porque incluso siempre ponen la salvedad o condición de que sean cogidos a tiempo y aun así hablan de canceres que en realidad son mas fáciles de curar, que los verdaderos y aniquiladores canceres, como el de estomago, páncreas, cerebro, pulmón etc., los cuales prácticamente siempre matan, incluso cuando la medicina convencional dice que un cáncer se ha curado es porque han pasado cinco años desde su diagnostico y existen muchos canceres como el de mama que mata a los ocho o mas años de su diagnostico, sin embargo en las estadísticas de la medicina convencional figura como curado.

Gran parte de los enfermos de Cancer se están administrando simultáneamente la quimioterapia y la medicina alternativa y en verdad al final, en el caso de obtener un buen resultado, que de hecho se están ya obteniendo de esa forma, no sabemos a ciencia cierta de quien ha sido el resultado.

Ante la enorme confusión existente acerca de si las isoflavonas de soja o del trébol rojo están indicadas en el cáncer de mama y otros, les escribo este artículo afirmando que no solamente están indicadas sino que es aconsejable tomarlas en cualquier tipo de cáncer, sea cual sea su localización.

El producto RESURGEN contiene soja y trébol rojo (ambos ricos en isoflavonas ) en cantidad aconsejable y máxime cuando se toma por vía alveolo pulmonar, lo cual consigue altas dosis en sangre, muchísimo mas altas que si se tomase por vía digestiva (la superficie de absorción de los alveolos pulmonares es de 200 metros cuadrados, contra solamente 15 centímetros cuadrados la vía sublingual), además unidos a la acción de sus otros componentes, los cuales son capaces de aportar grandes ayudadas en la enfermedad cancerosa, componentes que consiguen altos niveles de glutation, regular la homocisteina, el PH, los radicales libres, el oxido nítrico y la inflamación crónica, la cual existe en toda patología grave y máxime en el Cancer.

Actividad antiestrogénica de la soja

Los cánceres relacionados con hormonas, como el cáncer de mama y cáncer de próstata, son muy más raros en países dónde la comida es rica en isoflavonas de la soya.

El estrógeno se necesita para el desarrollo de las mamas y otras características en las mujeres. Pero el estrógeno también puede ser peligroso, porque estimula el crecimiento de tumores en el pecho.

Las Isoflavonas, sobre todo la genisteina de la soja, disminuyen el efecto del estrógeno ligando con los receptores del mismo. Las Isoflavonas de la soja o el trébol rojo (otro componente del RESURGEN) no tienen efecto negativo en la división celular. Las Isoflavonas actuarán como anti-estrógeno de una manera similar como el Tamoxifen (quimioterapia) pero sin los efectos adversos del mismo, una droga de uso amplio para el tratamiento y prevención de cáncer de mama.

Las Isoflavonas de la soja o el trébol rojo también promueven la unión de las hormonas estrógeno y testosterona al SHBG (la Hormona Globulina del Sexo) proteínas que son responsables del transporte de hormonas del sexo en el cuerpo. Las Isoflavonas estimulan la producción de SHBG, mientras reducen la concentración de las hormonas libres por eso que la propensión al cáncer se reduce y es aconsejable tomarla como prevención ,pero en la dosis adecuada y por vía digestiva a veces no se consigue, es por ello que la administramos ,mediante el RESURGEN en spray tipo aerosol terapia ,para que se absorba en los pulmones y llegue a sangre en alta concentración y lo hacemos así, porque la vía digestiva inactiva las capsulas en parte, llegando mucha menos dosis a sangre, debido a los jugos gástricos, enzimas intestinales, etc. Perdiendo actividad. La vía alveolo pulmonar del RESURGEN es parecida en acción a la vía inyectable.

El papel de las isoflavonas es apreciado ampliamente y actualmente es asunto de intensa investigación. La doble actividad de las isoflavonas (actuando a la vez como estrogénicas y antiestrogénicas), le confieren una serie de cualidades que permiten regular el balance hormonal en la mujer, pudiendo prevenir y corregir la osteoporosis y actuar como potentes antioxidantes que protegen frente al desarrollo de cáncer de mama y otros. Las Isoflavonas causan esto al competir con el propio estrógeno del cuerpo por los mismos sitios receptores en las células. Algunos de las enfermedades por estrógeno excesivo pueden disminuirse de esta manera.

Las Isoflavonas también pueden tener actividad estrogénica. Si durante la menopausia, el nivel natural del cuerpo del estrógeno cae, las isoflavonas pueden compensar esto uniéndose a los mismos sitios del receptor de tal modo que alivia los síntomas de la menopausia.

La mejor manera de consumir las isoflavonas es en la forma de soja, así se puede beneficiar de otros componentes saludables de la misma. La soja contiene muchas isoflavonas, pero los más beneficiosos son genisteina y daidzeina. Pueden encontrarse las cantidades más altas de isoflavonas en las nueces de la soya. Las Isoflavonas son bastante estables y no se destruyen bajo condiciones normales de cocción.

Los efectos del anti-tumor no se relacionaron a la actividad del estrógeno

Las Isoflavonas vuelven inactivas una serie de enzimas involucradas en el proceso de cáncer como la kinasa de la tirosina y aromatasa-5 a-reductasa. La actividad reforzada de kinasas de la tirosina ha sido relacionada con muchos cánceres, por ello la soja está indicada en todo tipo de cáncer.

Las neoplasias para crecer más de 2 mm requieren de la formación de vasos sanguíneos para poder sustentarse y desarrollarse, por lo que el proceso de angiogenesis es sumamente importante para el desarrollo del cáncer. La función normal de las proteínas kinasas (kinasa de la tirosina) también es crítica en el proceso de angiogenesis;

En pruebas in vitro se ha mostrado que la genisteina puede inhibir la actividad de la kinasa de la tirosina. La Genisteina de la soja inhibe la nutrición del tumor (cualquier tipo de tumor), reduciendo la formación de los vasos sanguíneos en el tumor, lo cual reduce la velocidad de crecimiento del tumor. La Angiogenesis es un proceso de formación de nuevos vasos sanguíneos que alimentan el tumor. la Genisteina es el derivado de la planta más potente que inhibe la angiogenesis o creación de vasos que nutren el tumor, con lo cual el tumor se “seca “o sea se necrosa y se muere y ello está demostrado en ensayos clínicos realizados:

• Las isoflavonas compiten con los estrógenos producidos por el cuerpo o introducidos y previenen que éstos activen los receptores de estrógenos disminuyendo así las probabilidades de desarrollar cánceres relacionados con hormonas y otros al inhibir la angiogenesis.

Las isoflavonas ayudan pues a prevenir el proceso de formación de nuevos vasos sanguíneos, propios de la formación de un tumor. De esta forma se deja al tumor sin fuente de alimentación impidiendo que crezca y se facilita que el organismo pueda eliminarlo. La genisteina ha demostrado tener un efecto en la célula del cáncer de próstata, y en ratones implantados con células de cáncer de próstata humana disminuye el crecimiento tumoral.

Las isoflavonas actúan en cierto modo contra las células de cáncer similar a muchas drogas comunes de tratamiento contra el mismo y de uso común en medicina convencional es decir quimioterapia, pero sin efectos adversos. Lo que ocurre en la práctica es que se han estado administrando por los naturistas incluso en dosis insuficiente, ya que los preparados comerciales existentes, la gran mayoría al menos llevan muy poca cantidad de soja o trébol rojo por capsula, es por ello que preconizo el uso de la vía alveolo pulmonar del RESURGEN, para que de esta forma se tome la dosis s adecuada o mejor dicho llegue a sangre la cantidad necesaria para obtener los buenos resultados clínicos, que es al fin y al cabo lo que buscamos.

• Los estudios basados en poblaciones muestran una fuerte unión entre el consumo de isoflavonas y una reducción del riesgo de cáncer de mama y endometrial. Las mujeres que comieron la mayoría de los productos de la soja en grandes cantidades y otras comidas ricas en isoflavonas o tomaron preparados de soja en altas dosis y por la vía adecuada, para conseguir altos niveles en sangre, redujeron el riesgo de padecer cáncer endometrial en un 54%.

• O sea la prevención del cáncer mediante la soja está científicamente comprobada máxime cuando se toma por la vía adecuada, alveolo pulmonar y adquiere concentraciones en sangre idóneas, porque no conseguimos nada si la dosis y la concentración en sangre no es la optima, como ocurre con muchos productos dietéticos, incluso dietas de antioxidantes etc., o sea no tomamos la cantidad apropiada, de aquí el fracaso.

Las isoflavonas son antioxidantes naturales

• Un reciente estudio ha demostrado que las isoflavonas tienen potentes propiedades antioxidantes, comparables al de la vitamina E. Los poderes antioxidantes de las isoflavonas pueden reducir el riesgo a largo plazo de cáncer, previniendo el daño del radical libre de ADN. La Genisteina es el antioxidante más potente entre las isoflavonas de la soya, seguido por el daidzeina.

Salud de las mujeres

Las isoflavonas tienen una influencia en la salud de las mujeres durante la menopausia pero también antes y durante de los años reproductivos. (pre-menopausia). Isoflavonas y las mujeres. El consumo de isoflavonas durante la pubertad, cuando el pecho femenino se desarrolla, parece proteger a la mujer más adelante en su vida contra el cáncer. Los estudios demuestran que las mujeres que comieron en la semana más de 3 porciones de soya durante la adolescencia demostraron una reducción del riesgo en un 40% del cáncer de mama comparado con las que no consumieron la soya.

Además las isoflavonas protegen contra el desarrollo de cáncer de mama, lo que no sucede con otras terapias hormonales a base de medicamentos sintéticos, que incluso podrían provocar futuros tumores.

Isoflavonas y el ciclo menstrual

Las isoflavonas podrían aumentar la longitud del ciclo menstrual y moderar la alteración de los niveles de esteroides. Un estudio británico encontró que las mujeres a quienes se les dieron 60 gramos de soja al día tenían ciclos menstruales más largos. Las mujeres asiáticas, que ingieren más soja sobre una base diaria, tienen generalmente ciclos menstruales más largos que mujeres occidentales. La investigación sugiere que la disminución del nivel de mortalidad de mujeres japonesas por cáncer de mama pueda, en parte, ser debido al consumo del alimento que contiene las isoflavonas de la soja.

Isoflavonas y menopausia

Durante menopausia el nivel del estrógeno cae y causa los síntomas típicos, como son los sofocos, fatiga, sudor nocturno, cambios en el estado de ánimo, de las oscilaciones del humor, de la sequedad vaginal y de los dolores de cabeza. Las isoflavonas de la soja y el trébol rojo pueden evitar esta sintomatología Isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea.

Las isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea en mujeres perimenopáusicas. Los efectos de la soya y de las isoflavonas sobre la calidad del hueso son también dignos de tenerse en cuenta. Se ha visto que el consumo de 40 g de proteínas de soya por día (90 mg de isoflavonas) durante 6 meses, aumentan significativamente la densidad mineral ósea vertebral en mujeres postmenopáusicas.

Quienes Somos | Mapa de Sitio web | Nota legal | Contacto | Pagina Inicio | Webmaster Diseñador

©2007-2016 Salud Totem. All Rights Reserved.

Por favor lea las cláusulas de denegación legal antes de acceder este sitio:
Por usar este sitio, usted asciende sobre las cláusulas del mismo. Si no esta de acuerdo, por favor absténgase a utilizarlo. La información en este sitio esta ofrecida para nuestros usuarios como un intercambio gratis y educacional sobre temas de salud y otros. Este sitio no pretende diagnosticar sobre ningún tipo de condición, ya sea física o mental. Este sitio no pretende en ningún momento sustituir el consejo profesional de un agente licenciado para esta tipo de prescripciones. En el evento que usted utilice información para su propia salud, o la salud de sus mascotas. El autor de este sitio no es ni un consejero legal o medico(a) o veterinario(a) y no extiende demandas de ningún tipo. Usted es mas que bienvenido(a) en acceder los enlaces expuestos en este sitio, y la determinación sobre el uso de los productos es explícitamente suya. Usted entiende que usted se esta prescribiendo a si mimo(a), lo cual constituye su derecho constitucional, por el cual el autor de este sitio no toma ningún responsabilidad alguna.